sábado, 17 de julio de 2010

El mejor camino... el camino de vuelta

Ya estoy por aqui otra vez, de hecho hace una semanica que volví, aunque me ha costado volver a la rutina.

El viaje fue genial, pero tengo que decir que he vuelto con una extraña sensación. Me explico, tengo la idea de que Venecia esta obsesionada con los gatos, no se por qué, paseara por donde paseara, siempre veía algún gato, y no me refiero a un gato de carne y hueso, vivo y maullando, que va!

Todo empezó nada más llegar, en la primera tiendecica de máscaras a la que nos acercamos a mirar, allí estaban... máscaras de gatos, grandes y pequeñas, de plastico o ceramica, decoradas o blancas... pero alli estaban!! Al principio era curioso, incluso gracioso, ya que una de las chicas con las que fui es una gran fan de los gatos, tiene una gran colección de cosas de gatos, amén de dos gatos preciosos. Pero cuando en cualquier esquina te vas encontrando cosas de gatos... te comienzas a mosquear... camisetas con gatos vestidos de gondoleros, llaveros con gatos, bolsos con gatos, figuritas de murano de gatos (incluso familias completas de gatos!!),... sin dejar de lado, por supuesto, la numerosísimas máscaras que se podían ver en cualquier comercio.

Al principio lo ves como una cosa curiosa, pero te acabas preguntando qué le pasa a esa ciudad con los gatos. Porque lo que esta claro es que esto no puede ser casualidad, conclusión a la que llegas cuando ves una tienda completamente dedicada a ellos!! Todo lo que puedas imaginar decorado con el felino: camisetas, bolsos, vajilla, productos de papelería, lámparas,... incluso azulejos!!

Así que lo primero que hice nada más llegar fue ponerme a buscar una explicación, la cual creo que obtuve en parte, pues no he quedado del todo satisfecha, aun asi... aqui os dejo el enlace, si alguien tiene una explicación mejor... ya sabe!


Por cierto, he de decir que en todo el viaje no vi ni un solo gato vivo, una noche oí maullar a uno, pero en cuanto intenté seguir el sonido, desapareció...

6 comentarios:

Ana Rial Ybáñez dijo...

Jejeje que curioso lo delos gatos Metztli.
A mi también apasiona viajar, ya tenemos dos cosas en común.
Vaya escaparate de tartas hija, solo verlo engorda una jajajaja
Por cierto, tu nombre nunca lo había oído antes, explícamelo anda que soy muy curiosa con esto de los nombres.
Un beso desde Gran Canaria y gracias por tu comentario en mí blog.
Te invito a visitar otro mio que es blog-libro SOMOS LO QUE COMEMOS el enlace lo tienes en el de cocina.

silvia dijo...

Bienvenida de nuevo,las fotos del viaje pues son muy bonitas ,la verdad es que Venecia es precioso ,lo de los gatos es muy curioso.
Besos

Amanda dijo...

Hola guapa!
He llegado hasta aquí por casualidad y por aquí me quedo.
Qué bueno viajar, y Venecia, preciosa ciudad!
La veneración-amor de los venecianos hacía los gatos se remonta a hace mucho y es debido a que en venecia un buen gato cazador valía su peso en oro, ya que esta era una ciudad llena de ratas y ratones... tiene que ver con la peste, la iglesia, etc. Una historia muy larga. ;-D
Mil besotes y gracias por compartir.

Metztli dijo...

Silvia, si que es preciosa Venecia, y lo de los gatos de verdad que me dejo sorprendida...

Amanda, muchas gracias por la explicación, la verdad es que más o menos lo mismo encontré por la web, pero esperaba que la explicación tuviera su raíz en alguna antigua leyenda o algo asi... jejej.

Besicos!!

cristina dijo...

hola gracias por visitarme y quedarte wapa aqui tienes una seguidora mas que te apoya en tu decision de dedicarte a esto besos

BlueLady dijo...

Jajaja algo parecido me paso a mi en Francia, pero con los conejos; y en el norte de Alemania con los puerco espines. Suelen ser el simbolo de la ciudad a veces unidos a alguna leyenda. Desde luego lo de los gatos de Venecia no lo conocia. Besitossss!!!